Como evitar los molestos gases.

Antes de nada debemos tener en cuenta que los gases se forman en el aparato digestivo por diversas razones. La alimentación y los hábitos alimenticios es una de las principales a la hora de desarrollar o no más cantidad de gases en nuestros intestinos

Una de las causas es la producción de gases en exceso, es el intestino, en concreto el colon. Esta porción del intestino es la encargada de producirlos, a partir de nutrientes que no han sido metabolizados correctamente.

La flatulencia no es una enfermedad en sí misma, pero si una indicación de algún otro tipo de problema de salud. Todo el mundo tiene, dentro de su intestino, bacterias que producen gas. El gas que se produce por estas bacterias está compuesto principalmente de hidrógeno, dióxido de carbono y metano (la parte maloliente) el cual puede contener azufre. El volumen de gas que se produce, y las diferentes cantidades de cada tipo de gas producido, dependen tanto de los tipos de bacterias que colonizan el intestino como de la dieta que consumimos.

Cuando una persona está sana, el volumen de gas producido es expulsado de manera fácil e imperceptible. Sin embargo, los problemas de flatulencia pueden ocurrir debido a un exceso de gas, en particular de gas sulfuroso, que se produce y no se expulsa con facilidad. El exceso de gas, o la producción de gas sulfuroso en particular, puede ser causado por problemas tales como intolerancia a ciertos alimentos, una dieta de alimentos difícil de digerir, por tragar demasiado aire, malestares o enfermedades estomacales o por variaciones en las bacterias dentro del intestino.

Muchos estudios nos dicen que su formación se debe básicamente a malos hábitos dietéticos, dejando en nuestro organismo un exceso de aire nada saludable. De ahí que deseemos ofrecer unos sencillos remedios para aliviarte en esos molestos instantes del día, recomendándote también que intentes llevar una dieta equilibrada donde no falte sobre todo el consumo de agua, al menos dos litros al día, así como consumir prebióticos, que nos ayudarán mantener nuestra flora intestinal en buen estado favoreciendo la correcta digestión.

 Si tienes este problema, no hay nada de qué preocuparse ya que los síntomas pueden ser tratados fácilmente con algunos remedios naturales simples y fáciles de realizar.

Recomendaciones.

  • Come despacio. Tómate el tiempo necesario para comer.
  • Mastica bien y con la boca cerrada.
  • Evita las gomas de mascar, sobre todo las que contienen sorbitol.
  • Evita hablar acaloradamente mientras comes ya que en ocasiones los gases son producidos por comer en estado de nerviosismo o estrés.
  • Mientras comes no tomes líquido, si puedes espera a terminar de comer.
  • Evitar las bebidas gaseosas.
  • Evitar tomar demasiado café.
  • Evitar tomar fritos o comida precocinada o basura.
  • Es preferible consumir el pescado hervido o asado; en cuanto a la carne, se recomienda consumirla asada y con poca grasa.
  • Evitar beber con pajitas o directamente de la botella.
  • Realiza ejercicio fisico que te ayudarán a aumentar y acelerar el metabolismo.
  • Una infusion de anis, te con canela, diente de león, cilantro etc. después de las comidas principales, puede ser una buena forma de evitar los gases.
  • Recurrir a los masajes en forma circular sobre el vientre en sentido de las agujas del reloj, ayuda a expulsar los gases.
  • Sobre todo es importante observar e identificar los alimentos que individualmente producen gases para intentar evitarlos.
  • Tomar papaya o piña en las comidas proveen de enzimas que ayudan a la digestión.
  • Cucharadita de jengibre fresco antes de las comidas.
  • Medio limón diluido en por las mañanas antes del desayuno.

Alimentos que mejoran.

  • Yogur con Probióticos.
  • Leche con Probióticos.
  • Leche sin lactosa.
  • Quesos descremados.
  • Huevo.
  • Carne: Pescado, pollo sin piel, carne de ternera desgrasada, ni muy cocida, ni muy cruda.
  • Tomate sin piel, ni semilla.
  • Frutas preferentemente cocidas, sin piel o crudas subdivididas.
  • Verduras de hojas cocidas: acelga, nabiza, espinaca, entre otras. Se recomienda que todas las verduras estén cocidas. Si deseas comerlas crudas, córtalas en partes pequeñas (córtalas con la mano, no con cuchillo, para evitar la pérdida de minerales y vitaminas), zanahoria rallada, zapallo o calabaza, etc.
  • Cereales: bien cocidos.
  • Aceite: de maíz, uva, girasol, soya, canola, oliva, etc.; sólo como condimento.
  • Bebidas: Agua, zumos de frutas naturales.
  • Endulzantes artificiales.

Alimentos que empeoran.

  • Leche de vaca
  • Quesos maduros
  • Carnes demasiado cocidas o crudas
  • Patata
  • Batata
  • Maíz
  • Crucíferas (brócoli, coliflor, coles de Bruselas..)
  • Cebolla
  • Legumbres.
  • Soya
  • Alubias
  • Garbanzos
  • Pastas
  • Bebidas: gaseosas, cerveza
  • Azúcar.
  • Preparaciones fritas

Averigua que hábitos o alimentos te producen flatulencias.

Realiza un breve ejercicio de memoria y escribe las alimentos que has consumido en las últimas 48 horas. Elimina de tu dieta uno a uno los alimentos sospechosos; de igual forma vuelve a integrarlos en tu dieta moderadamente y de manera consciente. Llevar un diario registrando los alimentos que consumes, te ayudará a identificar cuáles te provocan este malestar.

Come despacio y evita fumar; masticar y tragar rápidamente, nos hace ingerir burbujas de aire, provocándonos cólicos. Revisa si tu comes rápido o mal hábito de fumar, se debe a ansiedad o estrés y relájate; los estados emocionales alterados también generan flatulencias. Igualmente modera tu dieta eliminando bebidas gaseosas.

Especialidad: 
Noticia Destacada: 
NO

 

TAMBIEN LE PUEDE INTERESAR

¿Como ahorrar al hacer la colada?

Los Sony  World Photography Awards es un concurso anual organizado por la Organización Mundial de

La revolución de la genómica en la última mitad del siglo pasado ha ayudado a comprender claves importantes de la h

La cúrcuma