¿Comer algas es tan saludable como nos dicen?

Comer algas se puso de moda hace unos años como un súper alimento rico en vitaminas y minerales.

Están llenas de minerales y vitaminas, también contienen fibra, estimulan el metabolismo, mantienen el colesterol a raya… Y además, no hay excusa para no comerlas, pues son muy fáciles de incluir en la dieta. Pero su punto fuerte, conservar nutrientes del medio marino, también es su talón de Aquiles porque acumulan otras sustancias menos apetecibles

En España no hay costumbre de cocinar este alimento que nos ha llegado desde oriente y nos acordábamos de ellas cuando vamos a la en la playa o cuando las veíamos en nuestro plato cuando acudíamos a algún restaurante japonés. Hoy las tenemos en todas las tiendas naturales y a ellas se ha sumado hasta el súper de la esquina. Pero  cuando algo se pone muy de moda, y más si es exótico, conviene ponerlo en duda y sacar la lupa para ver si hay sorpresas. Y las algas nos reservan unas cuantas entre ellas:

  • Metales pesados: pueden contener metales como mercurio y plomo.
  • Iodo. La cantidad de iodo de las algas puede ser disparatada. El yodo es un mineral que, en exceso, es peligroso (puede causar problemas tiroideos). Un ejemplo: un solo gramo de la alga kombu o hierba de mar, multiplica por 5 y por 8, respectivamente, el límite máximo de consumo de yodo establecido por las autoridades sanitarias. Algo similar ocurre con otras algas como wakame, nori, dulse, etc.

Vemos como este producto tiene beneficios y riesgos entonces que hacer ¿algas si o no? La Agencia de seguridad Alimentaria (EFSA) ya en 2015 un riesgo. Leer mas Fuente: El Pais-

Especialidad: 
Noticia Destacada: 
NO

 

TAMBIEN LE PUEDE INTERESAR

El pasado jueves 26 de octubre, entró en vigor la Ley 6/

Un consumo alto de azúcar de los padres puede provocar obesidad en sus descendientes.

El cambio del peso corporal es una preocupación emergente de la salud global asociada con los intentos de la pérdida del peso, pero ha habido result